Home | Sobre el SER | Organización profesional de Derecho Público

La organización profesional de Derecho Público: ¿Qué son las organizaciones interprofesionales y las profesionales?

¿Qué son las organizaciones interprofesionales y las profesionales?


Características principales: una autoridad propia para los sectores
 
Casi cada sector en los Países Bajos está organizado de una u otra forma, normalmente con el objeto de regular mejor, en su totalidad, determinados asuntos para el sector. Un modo especial de organizar estos asuntos es a través de una organización interprofesional o de una profesional.

Las organizaciones interprofesionales y las profesionales comprenden sectores muy diversos tales como la horticultura, la agricultura, el comercio al por menor, las empresas de estucadores, la hostelería... Un sector decide por sí mismo si quiere constituir una entidad de este tipo para su sector. Por eso algunos sectores de la industria y del comercio se organizan de este modo y otros no.

Lo que caracteriza a una organización de esta clase es su carácter vinculante para el sector; todas las empresas quedan enmarcadas en la organización y tienen que atenerse a sus normas.

Una entidad de este tipo es también un organismo administrativo de Derecho Público, una autoridad, como pueda ser la autoridad municipal o provincial. Ahora bien, se trata de una autoridad especial, con labores concretas por sector. En las actividades de estas entidades, la prioridad es tanto el interés general como los intereses del sector de que se trate.

Y si se tiene una posición tan fuerte, equivalente al de una autoridad, también debe haber un control eficaz. Este control es llevado a cabo por los diferentes ministerios y por el Consejo Económico y Social, el SER (por sus siglas en neerlandés).


La diferencia entre las organizaciones interprofesionales y las profesionales
 
Hay dos tipos de organizaciones: Las interprofesionales y las profesionales. Las organizaciones interprofesionales agrupan a aquellas empresas con un mismo producto, desde la materia prima al producto final. Las organizaciones profesionales comprenden las empresas con una misma función dentro de la economía, como por ejemplo, todas las empresas del comercio al por menor o todas las empresas de hostelería.


Tareas de estas entidades 
 
Una entidad de este tipo ejecuta ciertas tareas para un sector cuando las empresas individuales o asociaciones de empresarios y trabajadores no pueden hacerlo por sí mismos; cuando estas tareas que se ejecutan en atención al interés común, se consideran, sin embargo, necesarias; y cuando no se obstaculiza la libre competencia.

En la práctica se llega a un acuerdo, por ejemplo, sobre la formación del trabajador, la gestión y control de la calidad o la promoción conjunta de la exportación. Todo el sector que haya creado una organización así, contribuye económicamente a estas actividades. De esta forma, no es posible “ir de gorra” (beneficiarse gratuitamente).

Además de las tareas propias, algunas organizaciones también ejecutan la normativa de la autoridad central. Su conocimiento y experiencia en el sector propio y sus competencias como autoridad las convierten en el instrumento idóneo para ello. Por esta aportación a las tareas de gobierno reciben una remuneración de la autoridad central.


Un fenómeno típicamente neerlandés 
 
También en otros países hay organismos que llevan a cabo tareas similares a las de estas entidades. Pero, por lo general, se trata de las delegaciones del gobierno, como en Francia, o de los órganos de las asociaciones de empresas, como en Alemania. La estructura de los Países Bajos, basada en la cooperación entre las asociaciones de empresas y las de trabajadores, no se da apenas en ningún otro sitio.


La entidad y la integración europea 
 
La unificación europea ofrece limitaciones pero también posibilidades. La apertura de las fronteras significa que estas entidades no pueden adoptar medidas que impidan el tráfico entre los Estados miembros. La Comisión Europea se encarga de vigilar esta cuestión desde Bruselas. Las organizaciones deben centrarse en la libre competencia y es, precisamente, aquí donde pueden desempeñar un papel importante para su sector.

La unificación europea va acompañada, además, de directivas y reglamentos emanados de la Comisión Europea. Por ejemplo, en el marco de la política agrícola europea. Debido a su pericia, las organizaciones no solo están implicadas a menudo en los preparativos de la normativa europea, sino además en su adaptación a los ordenamientos jurídicos nacionales y a su ejecución en el sector correspondiente.


Algunos datos claves 
 
Más de un millón de trabajadores trabaja en un sector organizado de esta forma, lo que viene a ser aproximadamente un cuarto de la población activa de los Países Bajos. Se trata de unas 400.000, por lo general, pequeñas empresas. En el 2008 había un total de 17 organismos profesionales activos (11 interprofesionales y 6 profesionales), en los que trabajaban más de 900 personas.

Las organizaciones disponían, juntas en el 2008, de un presupuesto de 257 millones de euros. Dos terceras partes (174 millones de euros) se dedica a actividades y proyectos ejecutados por terceros por orden de estas entidades. Las organizaciones también contribuyen en la ejecución de ciertas tareas de gobierno por orden de la autoridad central por una suma de casi 17 millones de euros.


¿Qué controla el SER? 
 
Las organizaciones interprofesionales y las profesionales son organismos de Derecho Público. Los diferentes ministerios y el Consejo Económico y social (SER) vigilan la aplicación de sus competencias y otras cuestiones. Este control está regulado en la Ley neerlandesa de Organización Profesional. El SER controla en especial, las siguientes cuestiones:

Aprobación de las decisiones.

La dirección de una entidad puede tomar, de forma independiente, decisiones que afectan a todo el sector. En el momento de la constitución de la entidad, se ha establecido en qué áreas la dirección puede tomar ciertas decisiones.

El SER controla esas decisiones en lo que respecta a dos aspectos: una decisión no puede contravenir la ley y no puede perjudicar, en general, los intereses de la industria y del comercio. De este modo, una de estas entidades no puede regular los precios ni el lugar de establecimiento. La organización no puede obstaculizar la sana competencia en el sector. Además es importante que se respete la normativa europea.

El control del SER se centra en las condiciones marco de las decisiones adoptadas. El SER no forma parte de la directiva de la entidad.

Aprobación de las finanzas.

Las organizaciones mueven anualmente un total de aproximadamente 260 millones de euros. Ese dinero es necesario para cubrir las muchas actividades de las diferentes organizaciones. Para garantizar que estos recursos llegan, en verdad, al lugar deseado, el SER controla todos los años las finanzas de estas entidades.

Este control no se limita solo a las cuentas anuales, sino también a las decisiones que han servido de fundamento, como por ejemplo, los reglamentos de presupuestos y de recaudaciones que deben ser aprobados por el SER. En total, las entidades adoptan de 300 a 400 decisiones al año.